Casos Clínicos en IVOT

Casos Clínicos


 

FIJADOR EXTERNO BIPLANAR EN FRACTURA CONMINUTA DIAFISARIA MEDIA FEMORAL

FIJADOR EXTERNO BIPLANAR EN FRACTURA CONMINUTA DIAFISARIA MEDIA FEMORAL

Daniel Adeva Guirao
Clínica Veterinaria Óvalo. (Lorca, Murcia)

HISTORIA Y EXPLORACIÓN CLÍNICA

Se presenta en consulta remitido por otro Centro Veterinario, paciente de la especie canina, sexo macho, mestizo de Pastor Alemán, edad 20 meses y 37 Kg de peso, por posible fractura en extremidad posterior derecha sufrida tras realizar un salto jugando con un disco volador o frisbee.
A la exploración el paciente presenta cojera de grado 5 de extremidad posterior derecha, inestabilidad en la zona media del muslo, inflamación severa del mismo y hematoma extenso en su cara medial.

DIAGNÓSTICO

Tras analgesia y sedación se realiza estudio radiológico, apreciándose fractura diafisaria media altamente conminuta en fémur derecho (fig.1).



PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO

Para la estabilización de la fractura se implanta en el paciente un Fijador Externo Biplanar conformado por dos Hemifijadores o Fijadores Externos Tipo I solidarizados entre sí por barras conectoras (fig.2).
Cada Hemifijador consta de 4 agujas de rosca positiva de 3 mm de diámetro de la marca Extrarius, una barrra conectora de 4 mm de diámetro y 4 rótulas 3X4 de Meynard. Los Hemifijadores se conectan entre sí con otras dos barras conectoras de 4 mm y 4 rótulas 4X4 de Meynard. Fig.1

Se realiza un abordaje quirúrgico limitado al foco de fractura para intentar lesionar lo menos posible los tejidos blandos periféricos al foco fractuario. La finalidad de este abordaje se limita a valorar la viabilidad de los fragmentos óseos y asegurar la longitud y alineación del fémur, no buscando la reducción anatómica de los fragmentos.
Se implanta en primer lugar una aguja con rosca positiva en trocánter mayor y a continuación una segunda aguja a nivel distal femoral.
Unimos las dos agujas mediante barra conectora manteniendo la longitud y eje correcto del fémur.
Se implantan las dos agujas más proximales al foco de fractura evitando perforar a través de estructuras musculares.
Montamos el segundo Hemifijador formando un ángulo en V con respecto al primero.
Solidarizamos los dos Hemifijadores con dos barras conectoras, una proximal y otra distal.
Aplicamos injerto de hueso esponjoso obtenido de húmero proximal en el foco de fractura.
Se procede al cierre convencional por planos de los tejidos.

EVOLUCIÓN POSTOPERATORIA

-15 días postquirúrgicos: El paciente, en posición estática, apoya el pié en el suelo sin carga de peso, presentando una orientación completamente normal del mismo.
-30 días postquirúrgicos: Durante la deambulación realiza carga parcial de peso en la extremidad intervenida. Radiográficamente se aprecian signos incipientes de formación de callo.
-60 días postquirúrgicos: Presenta deambulación prácticamente normal con carga de peso casi completa sobre la extremidad intervenida. Radiográficamente se aprecia el desarrollo de un callo hipotrófico, por lo que se decide reintervenir para reducir la rigidez del Fijador y dinamizarlo, eliminando las 4 agujas proximales al foco de fractura y manteniendo las 4 distales.
-90 días postquirúrgicos: Se realiza nuevo control radiográfico apreciándose consolidación completa del callo óseo retirándose el Fijador(fig.3). La longitud de la extremidad y la dirección de todos los planos articulares son completamente normales.


Fig 2

        Fig.3

DISCUSIÓN

Actualmente en cualquier parque de cualquier ciudad podemos ver con relativa frecuencia a perros y propietarios jugando con alguna pelota o con un disco volador llamado frisbee. El juego es sencillo, el propietario lanza al aire alguno de estos objetos y su mascota tras un gran salto lo captura, repitiendo este proceso una y otra vez. Es divertido y además un buen ejercicio, pero tiene sus riesgos. Uno de ellos es sufrir este tipo de fractura. El animal al realizar el salto tras el objeto, suele caer sobre sus extremidades posteriores de forma desequilibrada, cargando la mayor parte de su peso corporal sobre una de ellas flexionándola para amortiguar el impacto, tensando la musculatura de la pierna y acumulando de esta forma, gran cantidad de energía en la zona central del hueso. Por otro lado, también es frecuente que a la vez realice un pequeño giro del punto de apoyo, es decir del pié al contactar con el suelo, combinando de esta manera tres componentes de fuerza en la zona diafisaria central, compresión, torsión y flexión, que provocan literalmente un estallido de la zona diafisaria media con la liberación de la energía acumulada, lo que explica la gravedad de estas fracturas, su nivel de conminución y las lesiones que se producen en los tejidos blandos circundantes.

Debido a la imposibilidad de la reducción anatómica de los múltiples fragmentos óseos, a las graves lesiones en tejidos blandos periféricos y a la vascularización que además acompañan siempre a este tipo de fracturas, optamos por realizar estabilización quirúrgica mediante un Fijador Externo Biplanar, encontrando las siguientes ventajas:
-Nos permite realizar un abordaje quirúrgico poco agresivo y mínimamente invasivo evitando manipulaciones excesivas de los tejidos y del foco de fractura.
-Aportó una gran estabilidad durante todo el proceso a pesar del gran defecto óseo existente y del peso del animal.
-La formación y consolidación del callo óseo se produjo de forma muy rápida considerando la gravedad y tipo de fractura.
-El apoyo de la extremidad, su movilidad y en general el uso de la misma por parte del paciente, fue también muy rápido acortando el proceso de recuperación total.
-El tiempo quirúrgico fue de aproximadamente 60 minutos disminuyendo significativamente el riesgo anestésico.
-El paciente no presentó en ningún momento problemas por la presencia del Fijador y pudo desarrollar unos hábitos de vida completamente normales.

El único inconveniente que encontramos fue la formación inicial de un callo hipotrófico, que consideramos motivada por el extenso defecto óseo y su rápida regeneración y posiblemente también, por una estabilización algo rígida del foco de fractura debida al propio diseño del Fijador implantado, resolviéndose sin inconvenientes tras la dinamización del mismo.

;